Halterofilia para mujeres

 In Crossfit, Entrenamiento, tonificacion

Halterofilia para mujeres.

Este año fue un buen año para España, ha sido campeona del mundo gracias a Lidia Valentín

Salio a la tarima con 110 kg, pidió aumentar a 115 y una tercera vuelta con 118 kg.

En la prueba de dos tiempos, espero a sus rivales, y comenzó 130 y subió a 135 kgs terminando con 140 kg.

Asi recupero después de haber quedado fuera en el 2015 por una lesión.

Mientras que su compatriota Alejandra Garza acabó en novena posición con un Total Olímpico de 223 kilos, tras lograr 100 en Arrancada (8) y 123 en Dos Tiempos (10). La sexta jornada también dejó al cubano nacionalizado chileno Arley Méndez como el gran triunfador en la competición masculina con tres medallas de oro en la categoría de los 85 kilos. Mientras que el iraní Moradi Sohrab se llevó también los tres oros en la categoría de los 94 kilos masculinos.

La halterofilia o levantamiento de pesas es un deporte que consiste en el levantamiento del máximo peso posible en una barra en cuyos extremos se fijan varios discos, que son los que determinan el peso final que se levanta.

A dicho conjunto se denomina haltera.

Existen dos modalidades de competición: arrancada y dos tiempos o envión.

En la primera de ellas se trata de levantar las pesas, de una vez y sin interrupción, desde el suelo hasta la total extensión de los brazos sobre la cabeza. En la segunda se ha de conseguir lo mismo, pero se permite una interrupción del movimiento cuando la barra se halla a la altura de los hombros.

Se desarrolló en Europa durante el siglo XIX, aunque tiene antecedentes en épocas anteriores. En 1905 se fundó la Federación Internacional de Halterofilia, que regula este deporte.

La halterofilia formó parte de los deportes olímpicos en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896 y en los de Saint Louis 1904. Aunque desapareció en 1908, se reincorporó en los juegos de Amberes 1920. La categoría femenina no entró en el programa hasta los Juegos Olímpicos de Sídney 2000.

En los gimnasios de halterofilia se requieren accesorios específicos para la práctica de este deporte, como por ejemplo:

Barras-Cross training, estas barras existe opción para mujer y opción para hombre.

Las barras halterofilia para mujer seria las barras de 2 mt, de 25mm de agarre, 15 kg, para 1000 libras de peso.

Barras halterofilia para hombre sería una barra de 2mt o 2,20mt, 20kg, 4 rodamientos, para 1500 libras máxima.

En ambos casos es necesario la practica previa, y perfeccionamiento de movimientos para realizar el levantamiento.

El segundo material los discos:

discos (de 0.5 – 1 – 1,5 – 2 – 2,5 – 5 – 10 – 15 – 20 y 25 kg),

Discos bumper, tanto los negros como los de color.

Otros materiales:

Tacos de altura, bancos (asientos), plataformas, magnesia y otros.

Se le considera como el más genuino de los deportes de fuerza, pero además exige gran destreza y una actitud mental excepcional. El levantamiento de pesas o halterofilia implica un entrenamiento a fondo para lograr el desarrollo del atleta sobre la tarima, al obligar a todos los músculos de su cuerpo a realizar una acción que supera ampliamente la suma de los recursos parciales del individuo.

Historia Lidya Valentín, que practicaba de pequeña baloncesto y atletismo, se decantó por la halterofilia, dejando todo lo demas de lado.

Ella cuenta que es super tranquila, donde mas se pica es el gimnasio entrenando.

“Cuando el de al lado levantaba más que tú, te ponías más kilos. Me gustaba que la gente fuera tan competitiva. Era muy claro: si yo levanto más que tú es que soy mejor”. Entonces había una veintena de chicos y apenas cuatro chicas en el gimnasio al que acudía rauda con su mochila tras terminar sus clases. “El entrenamiento para hombres y mujeres es el mismo. No hay discriminación ni debería haberla”.

Los prejuicios: que por practicarlo la estatura será más baja o que el volumen de musculatura será imposible de disimular. Ella los desmiente de lleno: “No hay un prototipo de cuerpo para una levantadora. Al ver a una chica no puedes saber si hace halterofilia o no”.

Pese al latente dominio de los cánones de belleza, Valentín percibe un aumento en la asistencia de mujeres a los gimnasios. “De nada te sirve tener 90-60-90 si estás flácida. Mis amigas no quieren estar blanditas, quieren estar fuertes, aunque sea solo un poco”. Sin embargo, los prejuicios sobre los efectos secundarios de mejorar la musculatura permanecen. “Mucha gente teme que por ir a un gimnasio van a ponerse como el monitor, que lleva toda la vida levantando pesas”.

El físico es solo una parte de ese deporte que llegó a su vida por accidente para dominar sus sueños, explica la haltera. “Está claro que necesitas un buen físico, pero de ahí a volverte hipertrófico… La clave es el estado mental para concentrarte en el momento de levantar las pesas”.

Recommended Posts

Leave a Comment

REaxin España